Belleza por todos lados. La cultura y la tradición se respira en sus aires.

En el año 2015, partimos con mi pareja rumbo a Machu Pichu, pero la primera parada de este viaje único era en algunos lugares de Bolivia.

Recorrimos en orden:

  • Villazon.
  • Uyuni.
  • Potosi.
  • Copacabana.
  • Isla del Sol.

A diferencia de otros viajes en los cuales planeamos cada detalle en este , paso todo lo contrario. Lo único que sabíamos con seguridad era que la última parada era Machu Pichu.

La Quiaca y el Puente Fronterizo.

Los primeros días de enero comenzamos el viaje. Nos tomamos un avión hasta Jujuy, Argentina. ( el cual lo pagamos en 12 cuotas y lo compramos a mitad de año), desde el aeroparque nos tomamos un remis ( compartido con dos chicas que conocimos en el avión) hasta la terminal de omnibus y de ahí luego de esperar dos horas, nos tomamos un micro (bus) hasta la Quiaca, donde hacíamos la primer parada estratégica.

Allí dormimos y juntamos fuerzas para al otro día comenzar el viaje. Contratamos desde Buenos Aires un Apart Hotel, el cual nos salio bastante salado, pero valió la pena ya que esa misma noche que llegue me apune (problemas de altura) y termine muy descompuesta sin poder respirar, mi salvación , la COCA.

Ya a la mañana siguiente marchamos a la frontera, allí nos esperó el dueño de la empresa (familiar) que contratamos desde Bs. As. para realizar el salar de Uyuni, menos mal que contratamos esta empresa – IPERINCA-  ya que el tren nos dejo después de la 1am. en Uyuni, y si no teníamos todo contratado a esa hora íbamos a tener que salir a buscar alojamientos.

Con – IPERINCA- contratamos el paquete de 2 días. Que constaba:

1-  Buscarnos en la frontera.

2- Llevarnos a cambiar plata.

3- Llevarnos al tren. ( pasaje incluido)

4- Hotel 2 estrellas.

5- Excursión al cementerio de trenes.

6- Excursión a el Salar.

[ Extras: nos guardaron las mochilas en la agencia de turismo hasta terminar la excursión, nos llevaron a  comprar los pasajes para Potosi, así después del Salar partíamos a nuevo destino ]

El Gran Espejo. Salar de Uyuni.

Un lugar mágico. Nosotros conocíamos las salinas grandes de Jujuy ( Argentina ), el cual tiene una belleza hermosa; pero la verdad este salar es un locura, no tiene fin , con eso ya digo todo. Es más en época de lluvia, se hace ese gran espejo, donde el cielo y la tierra se unen con una exactitud , casi mágica.

Con la excursión ( tanto por la empresa que contratamos, como por las que podes contratar ahí mismo) se cubre los traslados y el almuerzo en el lugar.

[ Datos importantes: Llevar gorro, pañuelo, protector y anteojos de sol. ]

Luego de la excursión, fuimos a recorrer un poco la población y finalmente fuimos a tomarnos el Omnibus. Cuando llegamos, nos encontramos con que por problemas políticos en Bolivia había BLOQUEOS, por lo cual no se sabía si íbamos a salir o no.

Comienzo de la Odisea. No sabíamos lo que nos esperaba, en el resto del Viaje.

Finalmente nos pagaron un remis/taxy hasta la ruta, de allí teníamos que pasar caminando por el medio del BLOQUEO y subirnos al Ómnibus, ( el cual no sabíamos si salía al destino, Potosí)

Caminamos por la ruta una hora aproximadamente, ( tuvo su mística) y finalmente llegamos al micro. Al llegar todos los pasajeros el Bus comenzó su marcha, la cual no pudo ser muy fehaciente ya que a los pocos metros se paro.

Finalmente después de horas en la ruta, y de casi caernos al precipicio ( porque el Bus iba marcha atrás, continuamente) , después de amenazarnos con piedrasos, en fin… Después de mucho pánico. Inicio el BUS, inicio su marcha y al medio día llegamos a Potosi.

Potosí. Donde el capitalismo no llega.

Al llegar a Potosi, nos tomamos un taxi el cual nos recomendó un hotel. (NO HACER CASO A LAS RECOMENDACIONES QUE DAN EN AL TERMINAL). El hotel lo único positivo que tenía era la ubicación, las instalaciones era deplorables y la atención muy mala. Allí nos quedamos dos días, recorrimos Potosí, nos toamos uno de los teleféricos y contratamos el micro que nos llevaba a Copa Cabana que era nuestro próximo destino.

Bien temprano a la mañana partipomos a CopaCabana. En el medio un micro y una embarcación para cruzar la parte estrecha del tititcaca. Ya en el nuevo destino buscamos alojamiento.


Recomiendo tener el alojamiento contratado de antes ya que nos costó mucho encontrar uno lugar.

En CopaCabana recorrimos ese mismo día el lugar. Como fuimos en Verano estaba lleno de turistas regionales, por lo cual había mucha gente y mucha mugre. Pero sacando ese pequeño detalle, pudimos recorrer el poblado y descansar un poco. Ese mismo día contratamos la excursión a Isla del Sol.


Se puede contratar una excursión de ida y vuelta en el día. O por el contrario podes quedarte en cada una de las islas las noches que vos quieras. Hay alojamiento y lugares para carpa.

Al día siguiente tempranito fuimos al puerto y marchamos camino a Isla del Sol. Lugar único si los hay.

Sinplemtmente voy a dejar unas fotos que retardarán este momento único.

 

El último día de CopaCabana , sacamos los pasajes para ese mismo día a última hora salir a Cuzco (pasando por Puno, y las islas flotantes) . En el Bus una chica nos ayudo a todos hacer migraciones y finalmente después de una larga noche llegamos bien tempranito a Perú.